El mercado del maíz

En las últimas dos temporadas se ha estabilizado la producción mundial de maíz en cerca de 696 millones de toneladas. La demanda, en cambio, ha venido incrementándose sostenidamente desde hace varios años. Es así como, de 645 millones de toneladas consumidas en el año de comercialización 2003/2004, tres años después se ha llegado a 728 millones de toneladas. El comercio también muestra un incremento constante y creciente, y aumenta en 7% en el último año. El stock final muestra una clara disminución de 30,1% entre la temporada 2004/05 y 2006/07. Esta disminución del stock, en conjunto con el incremento en la demanda y la estabilización de la producción, ha generado un aumento del precio internacional del cereal a partir de marzo del año 2006, el cual se acelera en el mes de septiembre del mismo año, producto de una política de fomento en base a subsidios a la producción de etanol utilizando el maíz en Estados Unidos, como se aprecia en la Figura 1. En el mes de marzo de 2007, se produjo una reducción de los precios en aproximadamente un 5%, lo cual era esperable en Argentina, por el aumento significativo de la oferta debido al inicio de una buena cosecha, y en Estados Unidos, porque se hicieron públicas las estimaciones de siembra de maíz en la próxima temporada, las cuales mostraban un 15% de aumento, proyectándola en 90,5 millones de hectáreas. Esto generó una reacción inmediata de los mercados, reflejados por la Bolsa de Chicago, cuyos precios bajaron, aunque manteniéndose siempre bastante altos. Sin embargo, en los días siguientes los precios se han ido recuperando a los valores anteriores, promediando en el mes de marzo de 2007 en Estados Unidos US$ 154,5 FOB Golfo y US$ 150,4 FOB Buenos Aires, en la Argentina. Se estima que la producción de maíz de la temporada 2006/07 podría alcanzar un volumen levemente superior al millón y medio de toneladas, lo que implicaría un incremento de 9,2% en relación a la temporada anterior. Se esperan rendimientos cercanos a 112,5 qq/ha en promedio nacional, cifra también superior a la registrada en la temporada anterior, de 111,8 qq/ha. El rendimiento de maíz para grano debería superar los 121 qq/ha, si se estima el rendimiento del maíz para semilla en alrededor de 45 qq/ha. La demanda nacional de maíz para consumo está siendo satisfecha en la actualidad por aproximadamente un 55% de importaciones desde Argentina, Estados Unidos y algunos pequeños volúmenes de Bolivia y Paraguay. El resto proviene de producción nacional, que para la actual temporada se estima llegará a alrededor de 1.440.000 toneladas. Los principales poderes compradores están concentrados en la producción de carnes de aves y de cerdos, y en forma minoritaria existe una demanda para la fabricación de alimentos para bovinos, especialmente de leche, y para otras producciones avícolas. Se estima que, considerando el desarrollo previsto para la producción de cerdos y aves, la demanda interna total de maíz en esta temporada, incluidas las semillas, superará los 3,3 millones de toneladas, dentro de lo cual la producción nacional significará aproximadamente el 45%. Debido a que las importaciones de maíz constituyen más del 55% del consumo total de maíz de grano en el país, los costos asociados a ellas tienen una influencia determinante en la estimación de precios ofrecidos al productor. Los precios de referencia utilizados en la tabla 4 consideran los dos mercados más relevantes para Chile. En el caso de Argentina, se utilizó el precio FOB vendedor de la Bolsa de Rosario, y en el caso de Estados Unidos se tomó el precio FOB Golfo. La estimación contenida en la tabla 4 debe considerarse como un antecedente general, porque cada operación tiene sus características propias; sin embargo, permite hacer un pequeño análisis. Cabe hacer notar que gran parte de las importaciones que han seguido haciéndose en el último tiempo tenían un precio superior, probablemente por tratarse de acuerdos hechos con bastante anterioridad. Los precios internacionales del maíz en doce meses registraron un aumento superior al 40%, si se comparan el precio FOB Golfo promedio del mes de marzo de 2006 y el correspondiente al mismo mes del año 2007 (esto puede verse en la figura 1). No difiere sustancialmente lo ocurrido con los precios en la República Argentina, que es el mercado más relevante para Chile, al menos en el primer semestre del año. En él la variación entre los mismos meses es positiva en un 38%. Los precios de los futuros en la Bolsa de Chicago se muestran en la actualidad sostenidos y no se observa una reversión en la tendencia, al menos hasta septiembre de 2008. Esto permitiría pensar que es muy posible que los precios permanezcan altos durante este año y probablemente también en el próximo. A pesar de un inicio muy diferente, la temporada 2005/06 finalizó con un precio incentivador de la siembra del año 2006/07. En el comienzo del período de comercialización se ofreció un precio de $72, que se fue incrementando rápidamente hasta llegar a $113 por kilo en los meses de noviembre y diciembre de 2006, cuando ya prácticamente no quedaba maíz nacional. Al mismo tiempo se observaba una evolución creciente de los precios internacionales. Todo esto estimuló el incremento de la superficie sembrada en el país, que alcanzó a 134.140 hectáreas, cifra muy cercana al récord de área sembrada con maíz en Chile. En este ambiente de optimismo y altas expectativas, el cultivo del maíz se desarrolló en forma intensiva, con una completa aplicación de fertilizantes e insumos, en la esperanza de alcanzar mayores rendimientos y, por lo tanto, buenos resultados económicos, por primera vez después de dos malas temporadas. Al comienzo del año 2007 los precios se mantuvieron muy altos hasta el mes de marzo. A fines de febrero se abrió un poder comprador¹ por los últimos saldos de maíz nacional de la temporada 2005/06, a un valor de $120 por kilo, precio que fue disminuyendo en la medida que se acercaba el inicio de la cosecha de la temporada 2006/07. Posteriormente Ariztía empezó sus compras a fines de marzo, a $100 por kilo, siendo seguido de inmediato por Agrosuper y el resto de los poderes compradores nacionales. En este mismo mes, en Estados Unidos se produjo una estimación de la superficie que se sembraría con maíz en la temporada 2007, que consideraba un fuerte incremento de 15%. Esto generó una caída de aproximadamente 5% en el precio del cereal FOB Golfo, que llegó a un valor promedio de US$ 171 por tonelada para el mes de marzo. A partir de ese antecedente, el principal poder comprador en Chile bajó su oferta de precio inicial a $96 por kilo, nivel que se mantuvo hasta el 25 de abril, cuando nuevamente los principales poderes compradores empezaron a pagar $100 por kilo. El país se ha consolidado como un importante productor de semillas de maíz, que se originan principalmente en las regiones VI y VII. La superficie de siembra certificada en el año 2006/07 para producción de semillas fue de 15.547 ha y se distribuyó de la siguiente manera en las distintas regiones: La casi totalidad de la semilla producida se exporta, principalmente a los Estados Unidos (80%), Francia (13%), Alemania, Italia y otros. Las exportaciones de semillas de maíz en 2006 tuvieron un aumento importante, llegando a 70.494 toneladas, cantidad superior a la producida en ese año, lo que indica que se enviaron también semillas que estaban en stock desde el año anterior. El valor unitario de las semillas importadas ha venido subiendo. Es así como en los tres últimos años ha pasado desde US$ 1,29 por kilo en 2004 a US$ 1,42 durante el año 2006. ¹ Copeval, sociedad anónima proveedora de insumos que, junto a Coagra, son importantes poderes compradores de maíz. Jeanette Danty LarraínAntonio Ochagavía Iñiguez

Related items

El mercado del maíz
Autor(es):
Reyes, María Victoria
Fecha de Publicación:
2008-11-26
El mercado del maíz
Autor(es):
Moya, Juan Enrique
Fecha de Publicación:
2008-03-31