Perspectivas productivas y comerciales de los garbanzos

Thumbnail
Issue Date:
2007-07-06
estudiosArtículos

Según los antecedentes disponibles de la FAO, durante los últimos diez años la producción mundial de garbanzos ha fluctuado entre 6,6 y 9,5 millones de toneladas, en tanto que la superficie cubierta por este cultivo lo ha hecho entre 9,2 y 10,7 millones de hectáreas. En el año 2005, último en el que esta misma fuente dispone de antecedentes estadísticos, la producción fue de casi 8,6 millones de toneladas, aumentando 1,6% sobre la del año anterior. El área de cultivo fue de 10,6 millones de hectáreas, un 2,0% menos que en 2004. India es el mayor productor mundial de la especie, con 60 - 70% del total. A ello se une el aporte de otros importantes productores asiáticos, como Pakistán, Irán, Turquía, Myanmar e Irak, lo cual hace que el conjunto continental generalmente sea responsable de más del 90% de la producción mundial de garbanzos. No obstante lo anterior, debido al elevado número de habitantes que constituye su población y al alto nivel de consumo de garbanzos de varios de estos países, Asia figura también como el mayor importador de esta legumbre. India y Pakistán lideran este comercio, aunque en ambos casos, dependiendo del volumen de sus cosechas, se aprecian fuertes fluctuaciones interanuales de las respectivas importaciones de esta legumbre. Por ejemplo, en los últimos cinco años India ha importado desde un mínimo de 11 mil toneladas hasta un máximo de 517 mil toneladas, con un promedio de 184 mil toneladas. Las importaciones de Pakistán han variado desde 20 mil hasta 182 mil toneladas, con un promedio de 98 mil toneladas. Los otros importadores significativos que aparecen en las estadísticas de FAO son España y Argelia, que se caracterizan por presentar un comercio bastante más estable, con promedios de importaciones de 57 mil y 43 mil toneladas, respectivamente. A continuación aparecen Bangladesh, Irak, Arabia Saudita, Italia, Jordania y Túnez. Por otro lado, los mayores productores-exportadores de esta especie son Australia, México, Turquía, Canadá e Irán, que en conjunto son responsables de cerca del 80% del volumen mundial exportado. En el caso de Australia, Turquía e Irán, son básicamente productores de garbanzos tipo desi, que son los que se consumen esencialmente en los principales mercados del continente asiático, por lo cual estos países son los proveedores básicos de los grandes importadores de ese continente. Este tipo de garbanzo es de tamaño más pequeño, normalmente pesa entre 160 y 300 miligramos por grano, tiene forma más irregular y es de un color pardo más oscuro. El otro tipo de garbanzo es el kabuli, que es de mayor tamaño, tiene un diámetro generalmente superior a 8 milímetros; su grano pesa entre 420 y 550 miligramos, por lo que normalmente se encuentran entre 50 y 60 semillas en una onza; presenta una superficie algo más lisa y su color es amarillo claro. Este tipo de garbanzos es el que se consume preferentemente en casi todo el resto del mundo, fuera de Asia. Canadá es proveedor de ambos tipos de garbanzos, por lo que tiene un abanico más diversificado de mercados de destino, en tanto que México es esencialmente productor de garbanzos tipo kabuli. A nivel mundial, la proporción de producción es de alrededor de 75% del tipo desi y 25% del tipo kabuli. Al margen de la información de FAO, se cuenta también con antecedentes relevantes, más actualizados e interesantes de consignar, provenientes de organizaciones oficiales de Australia y de Canadá, que dan cuenta tanto de la evolución reciente en estos países y en el mercado mundial, como de sus perspectivas. La evolución en Australia se presenta en la tabla 1, donde se observa que en las dos temporadas más recientes con información disponible se produjo una caída apreciable de las siembras y de la producción, respecto al nivel que se observaba hasta la temporada 2003/04. Esta baja de producción, a su vez, estuvo acompañada por un incremento, también apreciable, del volumen de las exportaciones. Fue así que en las campañas 2004/05 y 2005/06, éstas superaron con amplitud a la cosecha del año correspondiente, lo que indudablemente hizo reducir el volumen de los inventarios en forma considerable, contrayendo apreciablemente la oferta. Sin duda como consecuencia de ello, también aumentó el valor unitario promedio de la producción, condición que debió impulsar un incremento de las siembras en los períodos siguientes. Sobre este último particular, son relevantes los antecedentes proporcionados por otra fuente de información¹ , que ha señalado que en la temporada 2006/07 se produjo una apreciable recuperación de las siembras, las que llegaron a 244.100 hectáreas. La producción, por su parte, alcanzó a 262.050 toneladas, verificándose un rendimiento promedio de 10,7 quintales por hectárea, que no es sustancialmente inferior al consignado en la tabla 1 para la temporada precedente. Esto se habría conseguido a pesar de los efectos de la sequía que prevaleció en gran parte de las zonas agrícolas de Australia durante esta última temporada. Para la temporada que se está iniciando (2007/08), esta misma fuente está estimando que las siembras totales de garbanzos superarán las 310.000 hectáreas, calculándose que la producción podría aproximarse a 430.000 toneladas, con lo que probablemente se restablecerá el nivel de inventarios registrado antes de la baja de producción de hace dos temporadas. Además, cabe tener presente que, como es habitual en este país, más de 90% de esta producción será de garbanzos tipo desi y menos de 10% corresponderá al tipo kabuli.   Unidad Promedio 1998/99-2002/03 2003/04 2004/05 2005/06 Área Miles de ha 236,2 151,5 113,3 105,3 Rendimiento qq/ha 8,2 11,7 10,2 11,7 Producción Miles de ton 194,8 178,0 115,6 122,8 Exportaciones Miles de ton 181,6 163,8 151,2 214,4 Valor exportaciones Millones A$ 96,6 70,6 65,3 107,1 Millones US$ 56 52 50 81 Valor unitario promedio A$/ton 433,5 326,7 310,3 460,6 US$/ton 252 240 236 347 Valor bruto de la producción Millones A$ 84,1 58,2 35,9 56,6 Millones US$ 49 43 27 43 Fuente: Australian Bureau of Agriculture and Resource Economics (ABARE). Nota: los valores en A$ fueron convertidos a US$ de acuerdo con la paridad promedio del año correspondiente, informada por el Banco Central de Chile. Respecto a la evolución en Canadá, la tabla 2, elaborada a partir de datos de fuentes oficiales canadienses, muestra que el área de siembra y la producción de garbanzos de 2006/07 aumentaron más de 70% y 90%, respectivamente, sobre las cifras del año anterior. Además, para 2007/08 se proyecta nuevamente un crecimiento bastante significativo, del orden de 30%, de ambas variables, con lo que se espera que la disponibilidad total llegue a más de 250.000 toneladas. Cabe resaltar que estos incrementos parecen corresponder sólo a un proceso de recuperación productiva en Canadá, puesto que, de acuerdo a antecedentes de la FAO, en el año 2001 en este país se llegó a sembrar más de 460.000 hectáreas de garbanzos, cosechándose sobre 450.000 toneladas.   Unidad 2003/04 2004/05 2005/06 2006/07 2007/08(a) Área cosechada Miles de ha 63 39 73 144 196 Rendimiento qq/ha 10,8 13,1 14,2 12,6 12,2 Producción Miles de ton 68 51 104 182 240 Importaciones Miles de ton 2 4 7 5 5 Oferta total Miles de ton 150 80 116 197 255 Exportaciones Miles de ton 74 47 64 135 155 Uso doméstico Miles de ton 51 28 42 52 60 Existencias finales Miles de ton 25 5 10 10 40 Precio promedio C$/ton 330 385 490 545-575 460-490 US$/ton 235 296 404 481-507 400-426 Fuente: Agriculture and Agri-Food Canada. Canada: Pulse and Special Crops Outlook. May 29, 2007. Nota: los valores en C$ fueron convertidos a US$ de acuerdo a la paridad promedio del año correspondiente, informada por el Banco Central de Chile. (a) Pronóstico Por otra parte, se pronostica que las exportaciones también seguirán aumentando, lo que contribuirá a consumir el mayor volumen de oferta, aunque de todos modos las existencias finales de la temporada 2007/08 prácticamente se cuadruplicarán respecto al nivel de la campaña recién terminada. En definitiva, el efecto previsto de todas estas variaciones sobre el comportamiento de los precios es que habrá una disminución importante respecto a los altos valores registrados en 2006/07, pero la baja no será de una magnitud tal como para llegar a deprimirlos hasta los niveles observados hace tres años. La expectativa apunta más bien a cierta estabilidad en el mercado, con cotizaciones internacionales que continuarán manteniéndose dentro de rangos razonables. Adicionalmente, las autoridades canadienses están previendo que la oferta mundial aumentará 7% en este año, hasta alcanzar 9,4 millones de toneladas. Esta variación se explica principalmente por mayores producciones esperadas en India y Pakistán, con lo cual seguramente se afectarán los precios de exportación de garbanzos canadienses, en particular los del tipo desi. De todos modos, resaltan que Canadá está llegando a ser un productor significativo de esta legumbre, aunque advierten que el precio promedio, de todos los tipos y tamaños, bajará debido a la mayor oferta, tanto a nivel mundial como de Canadá. En síntesis, las expectativas para la presente campaña son de que el mercado mundial se encontrará mejor abastecido que en las campañas recientemente pasadas y que, como consecuencia de ello, los precios internacionales de los garbanzos tenderán a disminuir. Probablemente los más afectados por este efecto serán los garbanzos tipo desi, que se consumen en los países asiáticos. Sin embargo, conforme a lo ya señalado, se espera que la baja de precios sea relativamente suave y no lleguen a registrarse valores tan deprimidos como los observados hace tres o cuatro años. El consumo chileno de garbanzos de los últimos años habitualmente ha variado entre 2.500 y 5.100 toneladas. La fuente básica de abastecimiento de esta demanda es la producción interna, que normalmente corresponde a entre 65% y 90% de dicho volumen de consumo. El resto lo cubren importaciones provenientes de Canadá y México, las que normalmente fluctúan entre 350 y 2.400 toneladas. Ocasionalmente también se registran exportaciones, pero lo normal de la actividad de comercio exterior es que su volumen sea superado por el de las importaciones. En el último año se estima que el consumo doméstico alcanzó una cifra del orden de 4.100 toneladas, de las cuales 3.240 toneladas provinieron de producción local y se importaron 1.060 toneladas. La diferencia, correspondiente a unas 160 toneladas, fue exportada. La producción nacional, por su parte, ha estado variando entre 2.900 y 3.700 toneladas, aproximadamente, provenientes de unas 2.200 a 3.900 hectáreas que se siembran anualmente con este cultivo. Estas siembras se ubican en la VI Región del Libertador Bernardo O§Higgins, con una participación promedio de 23%; en la VII Región del Maule, cuyo promedio es de 33%, y en la VIII Región del Bío Bío, que promedia 26% de cobertura de superficie. A menudo también se registra cierta actividad significativa en la Región de Valparaíso. En la temporada 2006/07, según el INE, se sembraron 3.810 hectáreas de esta especie, presentándose una disminución de 3,8% respecto a las siembras del año anterior. Aún no están disponibles las cifras de cosecha; sin embargo, en la mayor parte de la zona productora la temporada transcurrió dentro de condiciones de normalidad, lo que hace presumir que los rendimientos se mantendrán por sobre 8,5 quintales por hectárea, como promedio nacional, nivel en torno al cual habitualmente se mueve esta variable. En este caso la producción de 2006/07 alcanzaría a 3.240 toneladas, aproximadamente, con lo que sería prácticamente igual a la de la temporada anterior. Con ello probablemente se cubrirá a lo menos el 80% de las necesidades del consumo interno, de forma tal que las importaciones de 2007 no deberían sobrepasar las 1.000 toneladas. En la práctica, durante los cinco primeros meses del año en curso se aprecia una disminución de 78,7% en el volumen de estas operaciones, que han llegado a sólo unas 100 toneladas, frente a 470 toneladas que se importaron en igual período del año pasado. En todo caso, el precio CIF medio de estas importaciones ha sido 21,4% más alto que el del año anterior en igual período, alcanzando a US$ 933,8 por tonelada. En exportaciones, por su parte, prácticamente no se registran transacciones en este año, pues llegan solamente a 200 kilos enviados en febrero a Uruguay, a un precio medio de US$ 1.820 por kilo. No obstante, cabe señalar que esta operación corresponde a producto envasado en bolsas de 1 kilo, lo que distorsiona el valor unitario registrado. De todos modos, tanto en exportaciones como en importaciones y en el comportamiento del mercado internacional en general, se aprecia que los precios han estado relativamente altos durante el último tiempo, condición que indudablemente ha repercutido en las variaciones de precios a productor registradas en el mercado nacional. Al respecto, la información disponible, que proviene de la SEREMI de Agricultura de la VII Región del Maule, indica que en este año, entre febrero y abril, los precios medios observados de los garbanzos variaron entre $ 320 y $ 370 por kilo, apreciándose cierta tendencia a la disminución hacia fines de la temporada. En los dos años anteriores los precios se ubicaron entre $ 200 y $ 300, y desde el año 2002 no se registraban niveles similares a los observados en el año en curso. En definitiva, los valores de la temporada que está finalizando habrían redondeado un ejercicio más bien satisfactorio en esta materia para los productores nacionales de garbanzos. Las perspectivas para el período de comercialización de la próxima cosecha se vislumbran menos auspiciosas en este sentido, en particular al considerar la información señalada anteriormente respecto al mayor equilibrio entre oferta y demanda que se apreciaría en el mercado mundial, así como también las proyecciones que se han formulado para los precios que se observarían en los principales países exportadores. De todos modos, se espera que estas disminuciones previsibles de los precios no sean de magnitudes particularmente significativas, de forma que lleguen a incidir en una rentabilidad negativa del cultivo. Por otra parte, teniendo en cuenta los precios de la reciente temporada, es probable que las siembras de este cultivo experimenten cierto incremento durante la temporada 2007/08, aunque seguramente se mantendrán dentro de los rangos habituales de hasta 3.900 hectáreas que se han observado en los últimos años. ¹ Pulse Australia: Pulse Market Overview, May 2007 y June 20, 2007. Silvio Banfi Piazza

Related items

Perspectivas productivas y comerciales de los garbanzos
Autor(es):
Banfi P., Silvio
Fecha de Publicación:
Mayo 2008
Perspectivas productivas y comerciales de los garbanzos
Autor(es):
Ministerio de Agricultura
Fecha de Publicación:
Junio 2007
Transformación productiva con equidad. La tarea prioritaria del desarrollo de América Latina y el Caribe en los años noventa
Autor(es):
Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)
Fecha de Publicación:
Marzo 1990