Tomates para consumo fresco

Según las cifras preliminares del VIII Censo Nacional Agropecuario y Forestal, en la temporada 2006/07 se cultivaron 6.352 hectáreas con tomates para consumo fresco. Es el tercer cultivo hortícola en importancia según superficie, después del choclo y la lechuga. El 67% de esa área se cultivó entre las regiones de Valparaíso y del Maule. Destacó también la superficie cultivada en la Región de Arica y Parinacota: 843 hectáreas que representan el 13% del área nacional¹. De la superficie total, 1.067 hectáreas se cultivaron bajo invernadero, el 66% de ellas en la Región de Valparaíso y el 13% en la del Maule. La producción chilena de tomates para consumo fresco se estima en cerca de 300.000 toneladas, de las cuales el 99,9% es destinado al consumo interno, siendo muy pequeño y variable el volumen exportado año a año. Por otra parte, las importaciones son mínimas y esporádicas; por lo tanto, el mercado chileno está determinado fundamentalmente por la oferta interna. Según un estudio de ODEPA en base al censo de 1997, el 56% de la superficie de tomates estaba en explotaciones de pequeños agricultores; el 24%, en medianos, y el 19%, en grandes. El tomate es una de las hortalizas de mayor consumo en la población y es parte de la canasta con que el INE mide el IPC. Por ende, las variaciones en su precio tienen un alto impacto en la inflación. Como se observa en la figura 1, el precio promedio anual en los mercados mayoristas de Santiago muestra una tendencia a la baja desde el año 1990. Se aprecia también un importante aumento en el volumen ingresado a los mercados hasta el año 2005, a partir del cual disminuye notoriamente. Esto último se debe, en parte, a que un importante volumen del producto está llegando a mercados de otras regiones, lo que ocurre principalmente con la producción del sur de Rancagua que llega a la Macroferia Mayorista de Talca y a la Feria Agrícola Municipal de Curicó (Felicur). Sin embargo, la tendencia a la baja en el precio medio que se observa hasta el año 2005 tiene como causa principal el aumento de la producción nacional, dado fundamentalmente por la mayor productividad y por el incremento de la producción fuera de estación, especialmente en el norte del país. Esto último se manifiesta en que, mientras el volumen que llegó a los mercados mayoristas de Santiago entre los meses de mayo y octubre del año 1990 representaba el 24% del total anual, en el año 2007, que fue un año en que la producción primaveral tuvo problemas, significó un 36%, y en el año 2006, el 41%. Como se observa en la figura 2, los precios en los meses de verano, cuando tiene lugar la mayor oferta de tomates, con la producción al aire libre de la zona central, no presentan mayor variación en el período observado. Por el contrario, en los meses de producción otoñal y primaveral los precios muestran grandes fluctuaciones y una tendencia general a la baja. A la producción en invernaderos se suman las ofertas de Arica y Copiapó, lo que ha aumentado la disponibilidad fuera de estación y ha producido una baja en los precios y un estrechamiento en los márgenes de rentabilidad de los agricultores. Esto ha motivado que algunos se hayan retirado del cultivo, principalmente productores bajo invernadero, que han derivado o diversificado su actividad, con producción de flores, semillas o paltos, principalmente en la V Región. En el año 2007 el precio de los tomates estuvo marcado por una menor oferta determinada por las bajas temperaturas y fuertes heladas que afectaron la zona central del país. El abastecimiento durante el invierno se produce fundamentalmente por la producción ariqueña, la que en primavera es seguida por la producción de invernaderos de la V Región y de zonas productoras de primores en Copiapó y la provincia de Limarí. Sin embargo, en el año 2007 estos cultivos sufrieron daños por las heladas y retrasos en su desarrollo a causa de las bajas temperaturas. De esta forma, en septiembre la producción de Arica se terminaba y aún no existía oferta de primores. Como consecuencia, los precios se elevaron, lo que se observa en figura 3, alcanzando un promedio de $470 por kilo en los mercados mayoristas de Santiago (la cifra más alta para ese mes desde 1998) y $495 en octubre. Esta situación fue muy similar en todo el país, y se observaron alzas incluso superiores en otras regiones. En la figura 4 se observan los precios del tomate de primera que registra la Seremi de Agricultura de la Región del Maule, en la Macroferia Mayorista de Talca. Se ve como en el mes de agosto hay un fuerte incremento de 98% respecto al mes anterior. El precio promedio mayorista se mantuvo sobre los $600 por kilo hasta octubre y en noviembre y diciembre mostró una brusca baja, llegando a situarse a niveles inferiores a los del año 2006. Cabe mencionar que el precio promedio mayorista del tomate de primera en Santiago llegó en el mes de octubre al valor máximo de $591, mientras que en Talca el valor máximo fue de $631 en agosto. En el mes de septiembre, el SERNAC detectó precios de hasta $1.499 por kilo de tomate en supermercados de Santiago, en el estudio "Encuesta de precios de productos dieciocheros en supermercados y carnicerías". En este mismo estudio, el precio más bajo observado en supermercados fue de $905, mientras que en la Vega el precio a consumidor fue de $600. Esto revela la gran variación que hubo en el comercio detallista en esta época. El mismo estudio señala que "las verduras para ensaladas (considerando lechuga escarola, apio, repollo verde y tomate), son en promedio un 31,8% más caras en supermercados que en locales de la Vega o el Mercado Central." A medida que avanzó la temporada y la cosecha de la producción al aire libre, la oferta se fue normalizando y los precios bajaron. En noviembre, el precio promedio en los mercados mayoristas disminuyó un 34% respecto al mes anterior, situándose en niveles normales respecto a otros años, y en diciembre bajó a $173 por kilo, cifra incluso menor que la de los últimos dos años, como se observa en la figura 3. La escasez de oferta también se produjo en la Argentina. Las bajas temperaturas provocaron igualmente cuantiosos daños en importantes zonas productoras de hortalizas, abastecedoras de la provincia de Buenos Aires. Según informaciones de prensa, el kilo de tomates en octubre llegó a costar 17 pesos argentinos, más de 5.300 pesos chilenos. Durante los meses de agosto y septiembre, comercializadores trasandinos buscaron producto chileno para abastecer el mercado argentino, sin mucho éxito. Sin embargo, se exportaron 396 toneladas en todo el año 2007, cifra superior a la de los últimos dos años. Cabe señalar que Argentina fue tradicionalmente un importador de tomates frescos, principalmente de la producción temprana, situación que cambió desde la crisis económica de principios de esta década. El interés de importar hortalizas chilenas se ha vuelto a observar en los últimos dos años, lo que puede ser un síntoma de que este país podría volver a ser un mercado importante para los productos frescos chilenos. País 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 Volumen (toneladas) Argentina 5.484 6.377 178 0 744 148 23 396 Terr. Brit. en América 1 1 1 1 1 2 2 8 Reino Unido 7 8 13 10 10 8 8 4 Holanda 0 0 0 0 0 0 0 1 EE.UU. 203 53 364 42 196 66 0 1 México 28 0 83 19 0 0 0 1 Japón 0 0 0 4 3 0 0 1 España 15 0 0 0 0 23 29 0 Otros 273 92 27 0 23 0 0 0 Total 6.011 6.530 665 75 977 247 62 411 Valor FOB (miles de dólares) Argentina 3.670 3.704 102 0 340 68 11 412 Terr. Brit. en América 2 1 1 1 1 4 4 16 Reino Unido 9 9 19 14 16 17 15 6 Holanda 0 0 0 0 0 0 0 3 EE.UU. 261 39 451 71 293 193 0 2 México 4 0 42 10 0 0 0 1 Japón 0 0 0 2 3 0 0 4 España 2 0 0 0 0 23 23 0 Otros 76 16 5 0 13 0 0 0 Total 4.023 3.769 620 98 666 305 54 444 Fuente: elaborado por ODEPA con datos del Servicio Nacional de Aduanas. Cifras sujetas a revisión por informes de variación de valor (IVV). Por otra parte, en el mes de septiembre fueron importados 943 kilos de tomates frescos cuyo origen no se especifica en los antecedentes de aduanas. Al término de la redacción de este informe aún no había sido posible clarificar este dato, pero aparentemente se trata de tomates en conserva mal clasificados. A pesar de la alta demanda y los altos precios en el mercado interno, no existían posibilidades de abastecimiento alternativo a un costo relativamente interesante para los comercializadores. Ya comenzado el verano, la oferta aumenta y los precios alcanzan los niveles más bajos de la temporada: en la segunda semana de enero el precio promedio de la caja de 18 kilos en los mercados mayoristas fue de $1.414, es decir, $79 por kilo. Sin duda los altos precios registrados en primavera incidieron en la alta producción veraniega y en un posible incremento en la producción fuera de estación para este otoño, invierno y primavera. Los productores de Arica, que agotaron su producción y a altos precios, verán en este año una posibilidad de repetir una temporada similar, lo que no necesariamente se producirá. Los productores deberán enfrentar la nueva temporada con precaución, pues las condiciones del año 2007 probablemente no se repetirán. Así mismo, tendrán que tomar precauciones frente a los fenómenos meteorológicos. Los apoyos estatales deben ser usados para desarrollar mecanismos que permitan prever daños a los cultivos, más que para reparar las catástrofes. Entre ellos se puede mencionar sistemas de mejoramiento del riego, establecer estaciones mete orológicas en lugares de concentración de la producción e implementar sistemas de prevención de heladas. Lo mismo es válido para el control de enfermedades de importancia económica para los cultivos. Explorar con mayor seriedad las reales posibilidades del mercado argentino, y otros, es un trabajo que los agricultores con posibilidades de exportar deben hacer, de modo de conseguir mayor estabilidad ante los vaivenes del mercado interno. ¹ Se harán mayores referencias a los datos censales cuando se cuente con las cifras finales, puesto que las actuales cifras preliminares pueden sufrir cambios respecto a las definitivas.

Related items

Situación del tomate para consumo fresco
Autor(es):
Eguillor Recabarren, Pilar
Fecha de Publicación:
2010-01-13
Mercado del tomate para consumo en fresco
Autor(es):
Carbonell, Claudia
Fecha de Publicación:
2005-09-26
El mercado del tomate para consumo fresco.
Autor(es):
Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa)
Fecha de Publicación:
2015-12-22