Perspectivas productivas y comerciales de los garbanzos

Thumbnail
Issue Date:
2008-06-09
Subjects:
Leguminosas - Silvio Banfi Piazza
estudiosArtículos

1. Antecedentes del mercado mundial La FAO ha informado que el área mundial de siembra de garbanzos en el año 2006 llegó a 10,5 millones de hectáreas, 80.500 hectáreas menos que en 2005, lo que significa una disminución de 0,8%. Sin embargo, cabe señalar que en esa información no se consignan datos en 2006 para Irak, uno de los diez principales productores mundiales de garbanzos. Es poco probable que en ese año no haya habido siembra, considerando que en 2005 se sembraron 175 mil hectáreas de garbanzos en este país, y seguramente la ausencia de cifras se debe a las dificultades para recopilar la información al respecto. Si así fuera y si se supone que en Irak se hubiera sembrado lo mismo que en 2005, la siembra mundial habría subido poco más de 94 mil hectáreas, con un incremento global de 0,9% de la superficie total.En 2006 hubo tres importantes productores de garbanzos que mostraron bajas apreciables de sus siembras. Ellos fueron:En definitiva, se puede estimar que en el año 2006 hubo una superficie de siembra muy similar a la del año anterior, en torno a 10,5 millones de hectáreas, cifra que está lejana del récord que se registró en 1999, cuando se cultivaron más de 12 millones de hectáreas. Adicionalmente se observa que desde entonces se ha producido cierto estancamiento de las siembras, principalmente por efecto de una relativa abundancia de suministros que se observó a continuación de aquel período y que hizo que este cultivo se desincentivase por efecto de los bajos precios que predominaron en el mercado. En materia de producción, las estadísticas de la FAO señalan que en 2006 se cosechó 3,9% menos que en el año anterior, produciéndose 8,1 millones de toneladas. También en este caso la cifra total está distorsionada por no considerar la producción de Irak, pero, aun si se tiene en cuenta un volumen de producción similar al del año anterior en este país, el resultado final es una disminución de 2,8%, con una cosecha de 8,2 millones de toneladas.Tal comportamiento se originó en caídas muy significativas de rendimientos en España y Marruecos, además de bajas algo menos relevantes en Etiopía y Túnez, todos ellos países importantes productores de la especie, que se ubican entre los veinte primeros lugares del ranking de producción mundial. De aquí que desde el año pasado la oferta mundial de garbanzos se esté apreciando más bien restringida en comparación con años anteriores, condición que sin duda incide para que se manifieste una tendencia de mayor firmeza en el mercado internacional.En cuanto al comercio mundial, es previsible que se produzca un importante incremento del volumen de importaciones de garbanzos tipo "desi", de grano pequeño, debido a un apreciable aumento de estas transacciones que se verificará en Pakistán. Éste es el segundo mayor importador mundial después de la India, y su producción ha experimentado bajas considerables, debido a una sensible disminución de su superficie cultivada. En este caso es probable que sus importaciones estén por sobre las 150 mil toneladas, siendo que su promedio de los últimos años se sitúa en torno a 98 mil toneladas.En el caso de la India, se prevé que tendrá un movimiento importador relativamente moderado, considerando que su producción se mantuvo en niveles normales. Este país es siempre un activo importador en el mercado mundial, debido especialmente al tamaño de su población, que es gran consumidora de este tipo de garbanzos. El promedio de importaciones de la India en los últimos años ha sido de 184 mil toneladas.Respecto a los garbanzos tipo "kabuli", de grano grande, blanquecino o anaranjado, también se pronostica una mayor presión de demanda, debido a la caída de producción verificada en España, que es el mayor importador europeo y tercer importador mundial de la especie. Este país importa en promedio alrededor de 60 mil toneladas, pero en esta ocasión se presume que podría importar sobre 90 mil toneladas. Italia también estaría entre los demandantes importantes de este tipo de garbanzos, con un promedio de importación cercano a las 20 mil toneladas.Por otro lado, la situación de los principales productores-exportadores de garbanzos, entre los que destacan Australia, México, Turquía, Canadá e Irán, que en conjunto exportan cerca del 80% del volumen mundial, también apunta a que en el corto plazo los suministros seguirán relativamente restringidos, lo que redundará en una mayor firmeza de las cotizaciones en el mercado internacional.Australia, que es fundamentalmente productor de garbanzos tipo "desi", ha sido afectada por severas sequías en varias de las últimas campañas, lo que redundó en una fuerte contracción de su producción y, por consiguiente, de sus exportaciones, especialmente durante el período 2002/03 a 2005/06. En todo caso, según la Australian Bureau of Agricultural and Resource Economics (ABARE), a partir de la temporada 2005/06 estaría comenzando un proceso de recuperación de su producción, ya que se sembraron 244 mil hectáreas, cifra que fue superior en 60% al promedio de los cinco años anteriores. Aun así, permanece por debajo de las cifras registradas a fines de la década pasada, cuando sus siembras habitualmente fluctuaban entre 270 y 300 mil hectáreas. Para 2007/08 se está previendo un nuevo incremento del área de cultivo de garbanzos, la que llegaría a 308 mil hectáreas. Con un rendimiento estimado de 10,2 quintales por hectárea, la producción de esta última temporada llegaría a 313 mil toneladas, de las cuales prácticamente el 90%, unas 282 mil toneladas, se destinarían a la exportación. Otras 26 mil toneladas se utilizarían en consumo interno y las 5 mil toneladas restantes permitirían comenzar a recuperar el nivel de existencias de enlace, significativamente disminuidas durante los últimos años, en los que frecuentemente la producción fue superada por la suma de ventas internas y exportaciones. En definitiva, se aprecia que Australia podrá cubrir a lo menos en parte el crecimiento de la demanda internacional por garbanzo tipo "desi", originado en las bajas producciones de algunos de los principales importadores. No obstante, se debe recalcar que esto corresponde más bien a un proceso de recuperación productiva en Australia, que seguramente no hará posible todavía que se equilibre el mercado.Está previsto también que Turquía e Irán, que son otros dos importantes productores y exportadores de garbanzos tipo "desi", no tendrán variaciones muy significativas de sus ofertas, de forma tal que el crecimiento de la demanda internacional señalado anteriormente estará sólo parcialmente cubierto por el incremento de producción de Australia. Esta oferta global restringida en el corto plazo tendrá como consecuencia que los precios internacionales de los garbanzos tipo "desi" seguirán en niveles elevados en el futuro próximo. La evolución reciente de los precios de exportación de garbanzos de Australia parece indicarlo así, ya que, desde un nivel inferior a US$ 520 por tonelada que existía a fines de 2006, aumentaron paulatinamente hasta llegar a US$ 755 por tonelada en el trimestre julio-septiembre del año pasado y, aunque en el trimestre siguiente disminuyeron hasta US$ 612 por tonelada, en el período enero-marzo del año en curso volvieron a subir, situándose en US$ 687 por tonelada1, previéndose que continuarán aumentando en los meses siguientes.En relación con el comportamiento de los países productores-exportadores de garbanzos tipo "kabuli", representados principalmente por México y Canadá, en realidad existe poca información disponible respecto al primero, aunque, de acuerdo a la evolución reciente de su producción, informada por FAO, se presume que está contando con una mayor disponibilidad de producto para exportación.En cuanto a Canadá, que produce ambos tipos de garbanzos en cantidades relativamente similares, Agriculture and Agri-Food Canada, una dependencia del Ministerio de Agricultura de ese país, ha informado que, luego de haber presentado un importante incremento de superficie y producción en las dos temporadas pasadas, recuperando parcialmente el nivel que tuvo a comienzos de la década, en la campaña 2008/09 se está contemplando contraer fuertemente su nivel de actividad, a casi un tercio del que tuvo en el período 2007/08. En un informe de abril recién pasado se señala que el área de cultivo sería del orden de 70 mil hectáreas, más de 100 mil hectáreas por debajo de las 174 mil hectáreas que se sembraron en 2007/08. Con un rendimiento promedio de 13 quintales por hectárea, similar al del año pasado, se espera producir 90 mil toneladas, que significan una diferencia de 135 mil toneladas respecto a las 225 mil toneladas producidas en 2007/08. Aunque las exportaciones disminuirán levemente a 105 mil toneladas y el consumo interno se mantendrá en 55 mil toneladas, la disminución de oferta permitirá que se reduzca considerablemente el volumen de las existencias, que en el último ejercicio llegaron a 70 mil toneladas y que en este año se prevé que bajarán a 10 mil toneladas. Debido a esta situación y a la estrechez de oferta en el mercado internacional, se ha proyectado que los precios medios aumentarán desde US$ 525-550 por tonelada en 2007/08 a US$ 550-580 por tonelada en 2008/092. Éste sería el nivel de precios más alto alcanzado por esta leguminosa en Canadá, desde que se inició su cultivo en este país, hace poco más de diez años.Las autoridades canadienses prevén que a nivel mundial se producirá una disminución de la oferta de garbanzos, que redundará en incrementos de sus cotizaciones internacionales, tanto en el caso del garbanzo tipo "desi" como en el tipo "kabuli".En Chile, sobre la base de las estadísticas oficiales de producción y de comercio exterior, se puede estimar que el consumo aparente de garbanzos actualmente se sitúa entre 2.500 y 5.100 toneladas anuales.La principal fuente de abastecimiento para satisfacer esta demanda es la producción interna, ya que por lo general cubre entre 65% y 90% de dicho consumo. El resto de los requerimientos es abastecido por importaciones provenientes básicamente de Canadá y México, que en los últimos años han fluctuado entre 350 y 2.400 toneladas.Ocasionalmente se registran todavía algunas exportaciones, pero lo normal es que su volumen sea muy inferior al de las importaciones.Las estimaciones para el año pasado indican que el consumo doméstico alcanzó una cifra del orden de 3.500 toneladas, de las cuales casi el 88% fue de origen nacional, habiéndose importado solamente 416 toneladas, correspondientes al 12% de la cifra total de consumo. Las exportaciones llegaron apenas a 22 toneladas.En los últimos años la producción nacional de garbanzos ha estado variando entre 2.900 y 3.700 toneladas, aproximadamente, que provienen de unas 2.200 a 3.900 hectáreas que se siembran anualmente con este cultivo. Estas siembras se ubican principalmente en la VI Región del Libertador Bernardo O§Higgins, con una participación promedio de 23%; en la VII Región del Maule, cuyo promedio es de 33%, y en la VIII Región del Bío Bío, que promedia 26% de la superficie sembrada. A menudo también se registra cierta actividad significativa en la Región de Valparaíso.En la temporada 2006/07, según los antecedentes del VII Censo Nacional Agropecuario y Forestal, efectuado por el INE, se sembraron 3.010,2 hectáreas de esta especie. Respecto a la producción, el mencionado censo señaló que en 2006/07 llegó a 3.078,4 toneladas, con un rendimiento promedio de 10,2 quintales por hectárea.En cuanto a la temporada 2007/08, el INE ha señalado que las intenciones de siembra llegaron a 2.900 hectáreas, presentándose, en consecuencia, una disminución de 3,7% respecto a la cifra del censo. Las expectativas de producción, por su parte, están altamente condicionadas por las condiciones de sequía que imperaron en todas las zonas productoras durante la última temporada, previéndose que se producirá una caída sustancial de los rendimientos.Debido al menor abastecimiento interno que se espera para este año, es altamente probable que se produzca un incremento de las importaciones. En el hecho, en los cuatro primeros meses del año en curso se han importado 1.139,3 toneladas de garbanzos, lo que es casi dos veces y media el volumen de importación registrado durante todo el año pasado.El precio medio de las importaciones efectuadas durante 2008 ha sido de US$ 940 por tonelada CIF, 2,9% superior al de igual período del año pasado y el valor promedio más alto registrado desde 1996. Estos precios están reflejando la situación relativamente restringida de oferta internacional que se comentó anteriormente, y repercuten en un alza de los precios internos. Sobre este último particular, cabe señalar que los antecedentes aportados por la SEREMI de Agricultura de la VII Región del Maule indican que en este año, entre febrero y marzo, los precios medios de garbanzos observados en el mercado interno variaron entre $ 350 y $ 450 por kilo, apreciándose una clara tendencia al aumento en la medida que avanza la temporada. En la misma época del año pasado los valores se ubicaban entre $ 320 y $ 370 por kilo, precios que ya eran relativamente elevados en comparación con los de años anteriores.Para los productores, las condiciones comerciales que se vislumbran para este cultivo en la temporada que se está iniciando son bastante auspiciosas. Adicionalmente, cabe tener presente que, a fines de mayo, ya se encuentra prácticamente superada la condición de sequía que prevaleció en el año pasado. Si las lluvias continúan en forma normal, todo indica que en la presente temporada 2008/09 podría concretarse una importante recuperación de este cultivo en Chile.

Related items

Perspectivas productivas y comerciales de los garbanzos
Autor(es):
Banfi P., Silvio
Fecha de Publicación:
Mayo 2008
Perspectivas productivas y comerciales de los garbanzos
Autor(es):
Ministerio de Agricultura
Fecha de Publicación:
Junio 2007
Transformación productiva con equidad. La tarea prioritaria del desarrollo de América Latina y el Caribe en los años noventa
Autor(es):
Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)
Fecha de Publicación:
Marzo 1990