Energía y agricultura.

Para responder a la creciente demanda de alimentos, la agricultura chilena ha debido introducir cambios en la forma de producción que significan un mayor uso de energía, tanto a nivel de producción primaria como también en los eslabones intermedios y final del procesamiento de los productos agropecuarios para consumo humano. Esto se ve afectado adicionalmente por el perfil anual típico de la producción agrícola, con altos consumos concentrados en ciertos períodos del año, que exigen disponer de instalaciones adaptadas a ello. El evidente conflicto entre la necesidad de mayor producción agropecuaria y el consumo de energía como insumo básico de producción debe ser analizado y solucionado para que la meta de convertir a Chile en un actor relevante en los mercados mundiales de alimentos no se vuelva inalcanzable. Para esto se requiere tener un mayor conocimiento del sistema eléctrico chileno y su relación con el sistema agropecuario. Esta información es relevante para elaborar propuestas de adecuación de la actual regulación eléctrica y de los esquemas de suministro a las particularidades del sector agrícola, con el objetivo de disminuir los costos de energía del sector. La adecuación de la regulación eléctrica puede entenderse desde los puntos de vista tarifario, de horario de abastecimiento, de racionamiento, entre otras.

Related items

Expansión urbana y suelo agrícola: revisión de la situación en la Región Metropolitana.
Autor(es):
Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa)
Fecha de Publicación:
2013-12-23
Comercialización de productos hortofrutícolas en la pequeña agricultura.
Autor(es):
Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa)
Fecha de Publicación:
2012-06-05