Carne bovina

En el mundo, la demanda de carne bovina impulsa leves aumentos de producción, ya que algunos de los principales países productores han visto disminuida su masa ganadera a raíz de problemas de sequía. En nuestro país, luego de una fase de expansión que se visualizó a través de la retención de vientres y la valorización del ganado de reemplazo, a inicios de este año se observa un aumento en la faena de hembras, en paralelo con una fuerte caída en los precios. Este escenario se relaciona con condiciones meteorológicas difíciles en las zonas ganaderas, que no permitieron una adecuada producción de forraje, lo que estimuló a los productores a disminuir sus rebaños, con la finalidad de enfrentar de mejor manera la etapa invernal.