Ministro Walker se reúne con jóvenes líderes de más de 20 ONGs y proyectos universitarios.

Más de 20 ONGs y proyectos universitarios que trabajan en el mundo rural se reunieron en La Moneda con el Ministro de Agricultura, Antonio Walker, la directora de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA), María Emilia Undurraga, y el director del Instituto Nacional de la Juventud (INJUV), Mirko Salfate, para iniciar un trabajo colaborativo frente al reto de mejorar la calidad de vida de las personas que viven en el campo, mediante un proceso de escucha rural llevada a cabo por los jóvenes en sus respectivas zonas de trabajo. “Queremos que la gente que nace en el campo tenga las mismas posibilidades de la gente que vive en las ciudades. Y por eso estamos acá: para escucharlos y ver cómo nosotros desde el Gobierno, desde el Ministerio de Agricultura, podemos cooperar a que el mundo rural se pueda desarrollar”, dijo el Ministro Walker en la actividad denominada “Santiago no es Chile”. La jornada de trabajo se dio en el contexto en que el Ministerio de Agricultura ha asumido la tarea de implementar la Política Nacional de Desarrollo Rural, que busca ir cerrando las brechas que existen entre el mundo rural y las grandes ciudades, para que todos los chilenos, independiente del lugar donde vivan, tengan una vida digna y con oportunidades. Según las últimas cifras de la CASEN, en la ruralidad de nuestro país (casi el 83% de nuestro territorio y el 30% de la población, OCDE 2014) existe más del doble de la pobreza que en las zonas urbanas. En la oportunidad el director del INJUV aseguró que “el voluntariado es una actitud cívica fundamental de una sociedad más moderna y sustentable, y por ello queremos promoverlo como una herramienta de participación social, para potenciar el compromiso y responsabilidad de los jóvenes con su entorno”, destacando además la importancia del trabajo de las ONGs y el impacto que tienen en el mundo rural. Por su arte la Directora Nacional de ODEPA, dijo que “somos los jóvenes y los con el alma de jóvenes los que estamos convocados a aportar a esta gran invitación, que no está cerrada. Hay muchas más preguntas que respuestas, y es por eso que queremos escucharlos, para ver distintas perspectivas de lo que ustedes están viendo en los territorios”. En la instancia las autoridades resaltaron el valor de “la escucha” para visibilizar la realidad de la ruralidad en Chile, debido a la poca representatividad que tienen las encuestas a nivel nacional en estas zonas. En etapas posteriores de “Santiago no es Chile”, se visitará a los proyectos en terreno (enero y febrero), para luego tener una jornada de trabajo en el mes de marzo, para comentar y analizar las principales conclusiones de la experiencia y avanzar en la colaboración con las organizaciones.