Informe mensual de la política agraria

Thumbnail
Issue Date:
2001-09-10
Subjects:
Transparencia de mercados - Daniel Barrera Pedraza
estudiosArtículos

El 12 de septiembre, la Comisión Resolutiva Antimonopolios resolvió dejar sin efecto la rebaja de 8% promedio en el precio de la leche pagado a productor, anunciada por las industrias SOPROLE, NESTLE, PARMALAT y LONCOLECHE y que debería regir a partir del 1 de septiembre. Según el dictamen, la rebaja queda postergada precautoriamente en su aplicación hasta el 15 de noviembre, mientras continúa la investigación del supuesto acuerdo de precios por parte de las mencionadas industrias, denunciado a la Comisión por los productores agrupados en FEDELECHE. Hasta el 15 de noviembre continuarán rigiendo los precios pagados por las entregas de invierno, específicamente las planillas correspondientes a julio. Para los productores lecheros agrupados en FEDELECHE, la medida confirma la evidencia de que en el mercado lácteo se estarían cometiendo acciones que atentan contra la libre competencia. El gremio estima que el sistema de pago a los productores deberá incorporar en el futuro un conjunto de variables que les permita conocer con anticipación las características de la estacionalidad más próxima, por lo que se deberán considerar aspectos tales como el tipo de cambio, los precios internacionales del commodity de referencia, que es la leche en polvo, las proyecciones de la demanda interna y el consumo a nivel regional. Por su parte, las industrias cuestionadas presentaron el 26 de septiembre un recurso de reposición que pretende revertir la medida adoptada por la Comisión Resolutiva Antimonopolios. De acuerdo a las industrias, la medida es una fijación de precios, lo que inhibe la posibilidad de que en el país se inicie una más dinámica actividad exportadora de lácteos, lo que se hace imprescindible dados los excedentes de 15.000 toneladas de leche en polvo que, según las industrias, se estarían generando en el país. En tanto, la Sociedad de Fomento Fabril (SOFOFA) también ha solicitado el alzamiento de la medida, cuyo único efecto práctico, según dicha entidad, será incentivar las importaciones de productos lácteos cuyos precios internacionales muestran bajas significativas en las últimas semanas. En el ámbito agrícola, el 24 de septiembre, fue suscrito un acuerdo entre los productores remolacheros y el Gobierno, tendiente a ejecutar un programa de mejoramiento productivo que logre, en un plazo de cuatro años, incrementar los rendimientos por hectárea de remolacha desde las 63 toneladas actuales hasta 73 toneladas, lo que llevaría a Chile a colocarse como líder mundial en eficiencia productiva en el rubro. El acuerdo se firmó en momentos en que Brasil presentaba un reclamo formal ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) relacionado con la decisión de Chile de aumentar el arancel consolidado para las importaciones de azúcar desde el 31,5% vigente hasta 98%, luego que Brasil rechazara la cuota compensatoria ofrecida por Chile y que ascendía a 9.700 toneladas que ingresarían libres de arancel, cantidad considerada insuficiente por las autoridades brasileñas en comparación con las 42.500 toneladas de azúcar de caña que dicho país exportó a Chile durante el 2000. En lo que se refiere al tema laboral y social, el 5 de septiembre se formalizó la firma del acuerdo entre las organizaciones de trabajadores temporeros de la fruticultura y el Gobierno, cuyo propósito es mejorar sus condiciones laborales, en relación especialmente con cuatro áreas: el cuidado infantil de sus hijos, la salud laboral, la capacitación en el ejercicio de las labores y el uso correcto de plaguicidas. El acuerdo fue elaborado en conjunto por los Ministerios de Agricultura, Salud y Trabajo, el SERNAM, la SNA, FEDEFRUTA y la Asociación de Exportadores de Chile (ASOEX), cuyos empresarios asumieron el compromiso de dar cumplimiento a las disposiciones acordadas en los aspectos mencionados. Finalmente, en el ámbito del comercio internacional, el 17 de septiembre, la Organización Mundial de Comercio (OMC) aprobó oficialmente el texto que incorpora a China como miembro activo de esa organización, luego de quince años de negociaciones al respecto. El ingreso efectivo de China se concretará probablemente en el inicio de 2002, luego de la ratificación del texto por parte de su parlamento. Para Chile, la incorporación de China a la OMC constituye un incentivo significativo a su estrategia de apertura y consolidación de mercados, en especial para los productos del sector silvoagropecuario, dado el nivel de demanda potencial del país asiático. Las exportaciones silvoagropecuarias hacia China han experimentado un crecimiento notable en el pasado muy reciente, pasando de 48,5 millones de dólares en 1999 a 170,5 millones en el 2000. En lo que va transcurrido de 2001 (hasta julio) las ventas a China ya superan los 160 millones de dólares. Cabe consignar, sin embargo, la excesiva concentración del comercio sectorial en productos forestales, los que actualmente responden por el 88% de las exportaciones sectoriales totales hacia ese país.

Related items