Flores de corte

Thumbnail
Issue Date:
2001-11-15
Subjects:
Flores - Ema Laval M.
estudiosArtículos

1. Situación mundial La década de los noventa se ha caracterizado en el sector de la floricultura por el lento crecimiento de la industria de la flor, en contraposición con las décadas anteriores.Los principales países productores de flor cortada son Estados Unidos, Japón, Holanda y algunos países de Europa Occidental. Holanda continúa siendo el mayor productor de flor cortada y el principal exportador, actuando como intermediario en la cadena de comercialización de las flores.El comercio internacional de las flores se ha organizado a través de regiones. Por una parte, los países del Asia Pacífico son los principales oferentes para Japón y Hong Kong, mientras que Africa y países europeos son los principales abastecedores de los mayores mercados de Europa, y EE.UU. se abastece principalmente de Sudamérica y Centroamérica.Los países en desarrollo, como Kenia, Ecuador y Zimbabwe, han incrementado enormemente sus exportaciones y su participación de mercado, aprovechando el bajo costo de la mano de obra y de la tierra, y sus buenas condiciones climáticas. Además, se han incorporado como exportadores nuevos países asiáticos, africanos y americanos. Los países desarrollados productores de flores se han mantenido en el mercado debido a su cercanía a los centros de consumo y a los centros de investigación y extensión, a pesar del alto costo de la tierra, de la mano de obra y de la energía (para calentar invernaderos).Las rosas y los claveles continúan siendo los principales productos transados, con una participación creciente para las rosas y constante para los claveles. A futuro, se estima que el consumo de flores continuará en aumento junto al desarrollo económico de los países.Existe una creciente demanda por productos de calidad. Esta situación ha llevado a una mayor concentración por el lado de la producción, ya que los pequeños productores no se pueden permitir inversiones crecientemente sofisticadas con técnicas de control de crecimiento computarizadas, que les permitan entregar un producto atractivo y de gran calidad. Además, para obtener productos de alta calidad, el manejo de postcosecha es tan importante como el manejo durante la producción, para lo cual es esencial un sistema eficiente de transporte y distribución, considerando la alta perecibilidad natural del producto.En países europeos existe una tendencia a promover flores con un sello ecológico, es decir, que los países productores garanticen el cumplimiento de los derechos fundamentales de los trabajadores y la protección de los recursos naturales y del medio ambiente.Durante la última década, los precios en términos reales han experimentado una leve pero sostenida declinación. Esta baja en los precios ha venido acompañada por un aumento en la productividad, lo que ha atenuado el impacto negativo sobre el nivel de ingresos de los agricultores. Por otra parte, han aparecido variedades nuevas y "especiales", cuyos precios pueden estar varias veces más altos que el de las flores tradicionales.El número de supermercados que venden flores ha aumentado. Los supermercados compran directamente a productores conocidos, logrando un mayor control sobre quienes son sus oferentes y sobre sus técnicas de producción. Para los productores el negocio es atractivo, porque los supermercados compran grandes cantidades a precios preestablecidos; pero, para mantenerse en el negocio, ellos deben invertir en métodos óptimos de producción. Muchas veces ello incluye inversiones en invernaderos, ventilación forzada y calor y, en todos los casos, una gran atención a la calidad.Durante los últimos años, Estados Unidos se ha convertido en un mercado de flores de corte muy interesante. Actualmente es el segundo importador de flor cortada en el mundo y su consumo depende cada vez más de las importaciones. Se estima que aproximadamente un 60% de las flores de corte vendidas en este mercado son importadas.El principal abastecedor de flores de EE.UU. es Sudamérica, región en la cual destacan Colombia, Ecuador, México y Costa Rica. La participación de Chile en este mercado es muy reducida (0,27% en 1998). Las flores provenientes de estos países entran a través del aeropuerto internacional de Miami.Durante 1999 las principales especies importadas por EE.UU. fueron rosas, seguidas por crisantemos, clavel, alstromeria y lilium.El consumo de flores de corte en EE.UU. ha crecido constantemente durante los últimos años, estimándose para el año 2000 un consumo de US$ 30 por habitante, lo cual es bajo si lo comparamos con países europeos, donde llega a ser del orden de los US$ 50 per cápita. La rosa continúa siendo la flor más popular del mercado, seguida por el clavel. Los principales canales de comercialización en EE.UU. son las tiendas detallistas y los supermercados. En los últimos años la compra de flores se realiza cada vez más en supermercados, mientras que las tiendas detallistas han perdido participación de mercado. Últimamente ha surgido el comercio electrónico de flores, lo que podría cambiar definitivamente el sistema de comercialización de las mismas, al disminuir la intermediación y acortar la cadena productor-consumidor.Las ventas se incrementan durante los meses de febrero, abril, mayo y diciembre, correspondientes a las fechas más importantes: San Valentín, Fiestas de Pascua, Día de la Madre y Navidad.No existe información sobre volúmenes de flores transados en el mercado interno, pero se estima que hay un incremento, producto de aumentos en el ingreso de los consumidores y en el tamaño de la población. Durante los últimos años han aparecido nuevas formas de comercialización de flores: las ventas por internet y por cadenas de supermercados. Además ha aumentado la venta de flores en otras ciudades del país, con lo que ha disminuido la concentración de su comercialización en la Región Metropolitana.Los consumidores nacionales aún prefieren las flores tradicionales, como rosas y claveles, y los colores fuertes; sin embargo, últimamente ha aumentado la demanda por flores exóticas y tonos de color pastel. Esta situación ha estimulado la producción y venta de nuevas variedades, principalmente de especies bulbosas, por las que los consumidores están dispuestos a pagar un mayor precio.La importación de flores en Chile se ha incrementado, tanto en volumen como en valor total, en los últimos años. Durante el año 2000, Chile importó 655 toneladas de flores por un valor CIF de US$ 2,1 millones, cifras 43% y 24% superiores a las registradas respectivamente en 1999. El precio CIF ha disminuido, debido a una baja del precio internacional de las flores que Chile normalmente importa.Los principales abastecedores de flores para Chile son Ecuador y Colombia, quienes durante el año 2000 tuvieron una participación de 98% en el valor importado total. Ecuador ha incrementado sostenidamente sus exportaciones de rosas hacia Chile, alcanzando durante el año 2000 un 78% del total de las importaciones chilenas de flores. Las flores provenientes de este país llegan principalmente en invierno, aprovechando la baja en la oferta de flores chilenas y el mejor precio que se puede obtener en esta época.Durante el año 2000 se importaron rosas, crisantemos, lilium y claveles. La principal especie importada continúa siendo la rosa, con US$ 1,25 millones CIF, que representa el 59% del valor total de las importaciones. Le sigue el crisantemo, con US$ 544 mil CIF, que representa el 26% del valor total de las importaciones.En el primer semestre del año 2001 se han importado 210 toneladas de flores por un valor CIF de US$ 0,8 millones, cifra 7% menor a la registrada en igual periodo del año 2000. Las rosas y crisantemos continúan siendo las principales especies importadas y los países abastecedores son, al igual que el año 2000, Ecuador y Colombia.En el año 2000 se exportaron flores por un monto de US$ 3,17 millones FOB y un volumen de 620 toneladas, que representan disminuciones de 10% en el valor exportado y de 3% en el volumen respecto a los de 1999. Durante los últimos años se están exportando especies más caras y de mayor calidad, por las que se recibe un mayor precio FOB.Durante el año 2000 Chile exportó flores a 10 países. El principal mercado de destino fue EE.UU., que concentró el 82% del valor exportado, correspondiente a US$ 2,58 millones FOB. Luego se ubican Argentina y Japón, con valores FOB exportados de US$ 498 mil y 31 mil, respectivamente. Otros siete países de destino de las flores chilenas sólo participan en un 2% del total de las exportaciones.En los últimos años se han observado dos tendencias: incremento del valor de las exportaciones hacia EE.UU. y disminución del valor de las exportaciones hacia los demás países, que hacen que el destino de las flores exportadas esté cada vez más concentrado en un solo país. La concentración en el destino de las exportaciones es una característica del comercio internacional de flores y se da con otros países de América Latina (Colombia y Ecuador), para los cuales Estados Unidos es su principal mercado. A su vez este país se abastece principalmente de países latinoamericanos.Las principales flores exportadas durante 2000 fueron el lilium, con US$ 2,26 millones FOB (63% del total); el tulipán, con US$ 552 mil FOB (15% del total) y el clavel, con US$ 497 mil FOB (14% del total). Estas tres especies, con un 92% del valor total de las exportaciones de flores, evidencian la concentración de la demanda internacional.Durante el primer semestre del año 2001 se han exportado 363 toneladas de flores por un valor FOB de US$ 1,9 millones, cifra 5% superior a la registrada durante el mismo periodo del año 2000. El principal destino de estas exportaciones es EE.UU. con un 82% del valor exportado.La superficie destinada a las flores no debería variar mucho, debido a que el alto costo que implica el cultivo, tanto en mano de obra como en capital inicial, impide una rápida expansión.Se espera que para los próximos años aumenten su participación las nuevas formas de comercialización de flores: las ventas por Internet y la venta en las cadenas de supermercados, y que se incremente su consumo en las principales ciudades del país.El mercado nacional continuará creciendo, con altas ventas de flores tradicionales como clavel y crisantemos. Los grupos de altos ingresos continuarán prefiriendo flores exóticas y el color pastel y el consumidor nacional será cada día más exigente en relación al pago por calidad.El precio de las flores nacionales durante el invierno se verá cada vez más mitigado debido al incremento de importaciones de flores desde Ecuador, las que ingresan cada año a un menor precio.Para la próxima temporada se estima que, producto del incremento en las importaciones de bulbos de lilium, habrá una mayor producción de esta especie, la que se destinará tanto al mercado externo como al nacional. Esta situación puede crear una sobreoferta interna y generar una baja en los precios.Se estima que, como consecuencia del cierre de los aeropuertos en EE.UU. durante algunos días de septiembre de este año, las exportaciones de flores hacia ese país se verán afectadas. Este país es el principal destino de las flores chilenas, las que comienzan su período de cosecha durante el mes de septiembre.Tanto los volúmenes como los montos exportados reflejan que la floricultura chilena presenta poco dinamismo y una baja inserción internacional.Estados Unidos, el principal mercado de exportación de las flores chilenas, está pasando por un período de estancamiento económico que puede afectar la demanda por flores, debido a que ellas son consideradas como un producto suntuario. Sin embargo, se espera que para este año las exportaciones de flores hacia este mercado no varíen mucho respecto al año 2000.El mercado argentino puede ser una alternativa interesante para las exportaciones florícolas chilenas. Durante 1999 las importaciones de flores en el mercado argentino representaron 13% del total de transacciones de la industria florícola y su comportamiento muestra tendencia al aumento. Durante 1999 Chile fue el tercer país abastecedor de flores en el mercado argentino, después de Colombia y Ecuador. Nuestro país puede incrementar sus exportaciones de claveles, ofreciendo un producto de alta calidad, y de bajo costo, ya que el flete terrestre resulta mucho más económico que el aéreo.Otro mercado interesante para explorar es el de Brasil, ya que presenta un tamaño atractivo para la exportación de flores. En este país la floricultura está poco desarrollada y se divide en la producción de flores tradicionales y de flores exóticas de origen tropical. Chile puede ofrecer especies tradicionales como claveles y crisantemos, las cuales tienen alta demanda y, debido a la cercanía del mercado, su costo de flete es relativamente bajo.Durante 1999, a nivel mundial, se exportó un valor US$ 749,7 millones en bulbos de flores. De esa cifra, Holanda participó en un 86% del comercio total, seguida muy de lejos por Canadá y Estados Unidos. Holanda tiene una larga tradición en producción de flores de bulbos y es el país de los bulbos por excelencia. Es así como las importaciones europeas de bulbos y tubérculos están totalmente dominadas por las compañías comerciales holandesas.Las importaciones de países no europeos son pequeñas, pero significativas para algunas especies. Casi todas las importaciones de bulbos se realizan bajo contrato a cada mercado objetivo, en general a través de un agente.Tanto EE.UU. como Japón tienen un buen abastecimiento interno de bulbos de flores. Sin embargo, puede resultar interesante exportar material propagativo desde el hemisferio sur. De especial interés puede ser el material para propósitos paisajísticos (jardines y parques).En Chile, desde los inicios de la década de los §90 se han desarrollado las exportaciones de bulbos de tulipán y de lilium. El cultivo de bulbos de flores en Chile surgió como una alternativa de abastecimiento para los países del hemisferio norte que tradicionalmente han cultivado este producto. Actualmente la producción de bulbos se utiliza como material de propagación, como insumo para producción de flores de corte o en macetas para su comercialización en el mercado interno y exportación. Esta actividad agrícola se encuentra localizada principalmente en la zona centro sur y sur de nuestro país y representa una excelente alternativa para los agricultores de esta zona. Su principal limitación es que requiere de un gran capital inicial. Actualmente, existen aproximadamente 200 hectáreas plantadas en el país, con un nivel de producción del orden de 50 millones de unidades.Las especies bulbosas poseen ventajas para su producción, debido al clima chileno y a la contraestación con los mercados del hemisferio norte; es decir, podemos producir bulbos en épocas en que en Europa no pueden hacerlo, supliendo demandas importantes. Otro factor importante es el fitosanitario: Chile es un país "limpio", que no tiene el nemátodo Ditylenchus destructor (muy dañino para la producción de bulbos), que en países donde se producen bulbos es un problema serio.Para la producción de bulbos en reproducción debe contarse con la autorización del genetista, dueño de la variedad, quien cobra por su propiedad y por el uso del nombre de la variedad. La compra de patentes internacionales para la producción de bulbos tiene un alto costo. En nuestro país prácticamente no existe investigación sobre mejoramiento genético de especies bulbosas, lo que nos impide desarrollar nuestras propias variedades y exportar material genético.En Chile, los productores de bulbos normalmente realizan contratos con empresas dueñas de las variedades, que generalmente son holandesas. A ellas se les ofrece un servicio de engorde, es decir, las empresas holandesas dueñas del material genético envían material de reproducción pequeño y las empresas nacionales las engordan y exportan. El engorde se realiza debido a que, cuando se cultiva un bulbo grande, parte de las reservas que hay en él se desgastan con la flor; entonces, después de cosechar una flor, se obtiene un bulbo pequeño, el cual dará una vara comercial delgada y con pocas flores. El servicio de engorde consiste en cultivar un bulbo pequeño para aumentar su diámetro, sin permitirle florecer, para que en el próximo cultivo se pueda obtener una buena flor.Los productores de las regiones del sur también entreg n este servicio de engorde de bulbos a los productores de lilium de la V Región. Cuando los productores importan bulbos desde el extranjero, los adquieren de gran calibre, por lo cual sacan una excelente flor. Sin embargo, la falta de frío de la zona central hace que se achiquen después de la primera cosecha y ya no sean capaces de producir una flor comerciable, de vara alta, con tres botones o más. Por esta razón los envían al sur, para su engorde. Actualmente, todos los productores y exportadores de lilium en Chile producen flores para exportación en la zona central y los bulbos en el sur.La principal especie exportada es el bulbo de lilium, que durante el año 2000 alcanzó un valor FOB de US$ 5,48 millones y una participación de 91% del total de las exportaciones. Le sigue el bulbo de tulipán con un valor FOB de US$ 462 mil, lo que representa una participación de 7,7% del total de las exportaciones.El principal destino de las exportaciones de bulbos de flores es Holanda, con un 55% de participación durante el año 2000, le sigue EE.UU. con una participación de un 30 y Taiwan con un 13%. Todos estos mercados han incrementado sostenidamente el valor de sus importaciones de bulbos desde Chile durante los últimos años.Se estima que la superficie destinada a la producción de bulbos podría incrementarse rápidamente a 600 hectáreas con un nivel de producción de 140 millones de unidades. Para ello se requiere continuar incrementando las exportaciones de bulbos en los mercados actuales y buscar nuevos mercados, entre ellos el japonés.Chile también puede ser un gran abastecedor de bulbos para muchos mercados de Centroamérica, que son grandes productores de flores pero que, por condiciones climáticas, no tienen buen material de reproducción.

Related items

Análisis del sector bulbos para flores y estudio de mercado de las flores de corte. Informe final
Autor(es):
Gross Consultores Asociados Ltda
Fecha de Publicación:
Marzo 2002
Situación del mercado de flores de corte en Chile en 2007
Autor(es):
Reyes, María Victoria
Fecha de Publicación:
Enero 2008
Mercado de flores de corte: desde la perspectiva chilena
Autor(es):
Laval M., Ema
Fecha de Publicación:
Enero - Febrero 2002