Perspectivas para el tomate

El tomate es la principal hortaliza cultivada en el país. Según cifras del VI Censo Nacional Agropecuario, en la temporada 1996/97 se cultivaron 17.581 hectáreas. Superficie cultivada con tomates para consumo en fresco por tipo de productor Datos Subsistencia Pequeño Empresarial Mediano Grande Otros Total general N° de explotaciones 875 5.305 881 286 184 7.531 Sup. aire libre (ha) 109 3.402 1.502 1.133 87 6.233 Sup. invernadero (m2) 180.445 5.406.049 2.837.106 2.293.024 17.874 10.734.498 Sup. total (ha) 127 3.943 1.786 1.362 89 7.307 Fuente: elaborado por Odepa con información del VI Censo Nacional Agropecuario. INE, 1997. Según cifras del censo, más de 7.000 explotaciones agrícolas se dedican a este cultivo, y de éstas, el 82% corresponden a pequeños agricultores (estrato de subsistencia y pequeño empresarial), los que cultivan el 56% de la superficie de tomates para consumo en fresco.En la temporada 1999/2000, según estimaciones de Odepa, se cultivaron 1.507 hectáreas de tomates en invernadero, 6.104 ha de tomates al aire libre y 14.145 ha de tomates para la industria.La cosecha del tomate al aire libre en el valle central se produce entre diciembre y mayo, y los mayores volúmenes en el mercado se registran entre enero y febrero.La producción de tomates para consumo en fresco se destina principalmente al mercado interno, donde se transa durante todo el año. Normalmente, los precios más altos se alcanzan entre septiembre y octubre, y los más bajos, entre enero y marzo.Argentina es el principal mercado de las exportaciones de tomates frescos. Estas ventas ocurren, principalmente, en invierno y primavera, con la producción del norte de Chile y cultivos bajo invernadero de la zona centro-norte.Respecto al cultivo para la industria, 1.916 explotaciones agrícolas participan en la producción, según cifras del VI Censo Nacional Agropecuario, y el país es un oferente importante de estos productos en el mercado internacional.La superficie de tomate industrial se concentra entre las regiones V y VII. Entre las plantas de procesamiento destacan: Pentzke y Bozzolo, en la V Región; Nieto- Isasa, en la VI Región; Iansafrut y Agrozzi, en la VII Región, y Wasil, en la Región Metropolitana.El rendimiento promedio del cultivo en el país es de 75 toneladas por hectárea y algunos productores obtienen sobre 120 ton/ha. Con estos resultados, la rentabilidad del cultivo puede ser muy buena, lo que ha producido una expansión del cultivo en las Regiones VI y VII, llegando en el año 1999 a más de 14.000 hectáreas.Entre los principales productos elaborados por la industria del tomate están las pastas, pulpas, salsas, conservas, jugo y ketchup. Su abastecimiento de materia prima es, fundamentalmente, a través de contratos. En éstos se establece el precio para el producto y los volúmenes que el agricultor compromete con la industria. Estos documentos, bastante formales en la mayor parte de los casos, deben ser cuidadosamente analizados por el agricultor, más cuando se comprometen garantías que lo afecten respecto a la cosecha.Un aspecto que los pequeños agricultores deben tener en cuenta es que, operacionalmente, para las agroindustrias es conveniente contratar superficies más grandes, por lo que si un grupo de agricultores se asocia para hacer un contrato por una mayor superficie, o acuerdan que varios contraten en una misma localidad, ello trae ventajas para ambas partes.La alta producción del año 2000 y una demanda afectada por la difícil situación económica mantuvieron un nivel de precios bajo. Si bien en los primeros meses del año 2001 los precios fueron superiores a los del año anterior, a partir de agosto se mantienen en un nivel menor.Las causas de los bajos precios son varias: la mala situación económica, que debilita el consumo; una buena temporada para el tomate de la I Región, con una alta producción, y bajos calibres en la cosecha de primores.La fría primavera de este año ha provocado un atraso de las cosechas y una disminución de los calibres en la zona central del país.El precio ya ha llegado a su valor máximo a mediados de noviembre y a fines del mes, con el aumento del volumen cosechado, principalmente en la V Región y en la Región Metropolitana, comenzó la normal tendencia a la baja.En los últimos tres años las exportaciones de tomates frescos han crecido en forma importante, llegando a poner al rubro entre los principales productos hortícolas de exportación: en el año 2000 se exportaron 6.011 toneladas por un valor FOB de 4 millones de dólares, un 55% más que en el año anterior, aunque con un precio medio un poco inferior. El principal mercado es Argentina, con el 91%, seguido por Estados Unidos, país al cual las exportaciones han crecido en forma constante desde 1998, año en que se realizaron las primeras ventas, después de la autorización sanitaria que permite el ingreso de tomates chilenos tratados con bromuro de metilo.En el período enero a septiembre del presente año fueron exportadas 5.293 toneladas de tomates frescos, por un valor FOB de 3.2 millones de dólares. Esto significó un crecimiento de 37% en el volumen y 54% en el valor de las ventas al exterior. El 98% de estos envíos tiene a la Argentina como destino.Para lograr una mayor rentabilidad es importante clasificar el producto por calidades, para lo cual la Norma del Instituto Nacional de Normalización NCh1792 de tomates frescos, actualizada en abril pasado, entrega parámetros claros que los agricultores pueden utilizar.Las variedades tipo Fortaleza, de larga vida, continúan predominando en el mercado. Sin embargo, se observa la aparición de otros tipos, como los de racimo, especialmente en la distribución en supermercados. Las tendencias de los consumidores, hasta ahora dirigidas fundamentalmente a un producto de buen color, uniforme, redondo y firme, van variando hacia un tomate que, sin perder estas características, sea más aromático y de mejor sabor, por lo que los productores deben estar atentos a la aparición de nuevas variedades que buscan estas características.También el crecimiento de segmentos del mercado como el de la producción orgánica o el de la hidroponía son una alternativa a la comercialización tradicional.La mayor oferta invernal de tomates, producto, principalmente, del crecimiento de la superficie bajo invernaderos, ha provocado una disminución de los precios en este período, lo que ha estrechado el margen de rentabilidad de los productores.Los esfuerzos por abrir mercados en el exterior son también necesarios para permitir la expansión del cultivo sin provocar fuertes disminuciones en el precio interno.La superficie contratada con tomate para la industria había venido creciendo en los últimos años, especialmente en las regiones VI y VII. Sin embargo, la fuerte competencia internacional que ha determinado un estancamiento del precio internacional de la pasta de tomates, alta producción, acumulación de stock y competencia de países como Estados Unidos y China en mercados relevantes para la producción chilena, han producido problemas en la industria chilena, que se han traducido en que los precios de la materia prima prácticamente no han sufrido variación en los últimos cuatro años y, en esta temporada, la no operación de algunas plantas, cambios de propiedad de otras y una baja sustancial en la superficie contratada.Según informaciones preliminares, en esta temporada hay entre 8.000 y 9.000 hectáreas contratadas y el precio oscila entre $25,30 y $25,95 por kilo de tomates (sin IVA).En el año 2000 se exportaron 87.575 toneladas de puré de tomates, un 22% menos que en el año anterior. En términos de valor la baja fue mayor, debido al menor precio del producto en los mercados: el valor FOB de las exportaciones fue de 57,6 millones de dólares, un 42% menos que en el año anterior.Entre enero y septiembre del presente año se han exportado 79.374 toneladas, un 8% más que en el mismo período del año anterior, por un valor FOB de 40 millones de dólares, un 1% más que en el 2000, con un precio nuevamente inferior.Las ventas al exterior de ketchup y otras salsas, si bien son en volúmenes bastante menores, han mostrado un comportamiento similar en los mercados. Así, en el año 2000 presentaron una caída de 27% en términos de valor y 16% en volumen, en tanto que en el período enero a septiembre del presente año, se han exportado 5.353 toneladas, un 6% más, por un valor de 3,4 millones de dólares, con una disminución de 18%. También en este caso los precios han venido bajando en forma importante.Para el resto de la presente temporada no se espera un alza en los precios del tomate fresco, que deberían mantenerse bajos, en niveles similares a los del año anterior.La situación de la próxima temporada dependerá, en gran medida, de que el consumo se recupere. Esto debería estimular la demanda y elevar los precios.La situación del tomate de industria dependerá de las estrategias que adopten las industrias que operan en el país y del comportamiento del mercado internacional. Es difícil que pueda haber una mejora sustancial del precio de la materia prima, por lo que el sector debe esforzarse en la reducción de costos en toda la cadena.Uno de los caminos puede ser agrandar la escala de producción, es decir, que el cultivo tenga niveles aceptables de rentabilidad en predios de gran extensión utilizando alta tecnología y mecanización completa de las labores de campo, incluido el riego. Esta estrategia sin duda será difícil de adoptar por pequeños agricultores.La baja demanda y la alta producción han provocado bajos precios en el mercado interno para los tomates frescos durante este año.La cosecha de la zona central se ha atrasado por las reducidas temperaturas de la primavera. Esto también ha provocado bajos calibres.Las exportaciones de tomates frescos crecieron durante el año 2000 y en el período enero a septiembre de 2001.En abril de 2001 fue oficializada la Norma de Tomates Frescos del INN, NCh 1792, donde se establecen parámetros para la comercialización del producto en el mercado.En la actual temporada hay una importante disminución de la superficie contratada de tomates para la industria, debido a la fuerte competencia que enfrenta el producto industrializado en los mercados internacionales.Durante el año 2000 las exportaciones de la industria del tomate disminuyeron en forma importante. Entre enero y septiembre del presente año se observa una leve recuperación de los volúmenes exportados, aunque una nueva reducción en los precios.Los precios del tomate para consumo fresco comienzan a disminuir, tendencia normal en esta época del año, y no se esperan alzas para el resto de la temporada.Los precios del próximo año, en el mercado interno, dependerán en gran medida de la recuperación de la demanda.La recuperación de la superficie de tomate industrial a niveles de 1999, esto es, cerca de 14.000 hectáreas, dependerá del comportamiento del mercado internacional y de la estrategia que adopte la industria nacional.

Related items

Perspectivas para el tomate
Autor(es):
Ministerio de Agricultura
Fecha de Publicación:
Diciembre 2001
Informe de temporada del sector agrícola chileno: resultados del año agrícola 1998/99 y perspectivas para 1999/2000
Autor(es):
Ministerio de Agricultura
Fecha de Publicación:
Segundo Semestre 1999
Informe de temporada del sector agropecuario y forestal. Resultados de 1998/99 y perspectivas para 1999/2000
Autor(es):
Gámez B., María Eugenia
Fecha de Publicación:
Primer Semestre 1999