Mercado del azúcar

Después de un período de recuperación de los precios internacionales del azúcar, entre 1993 y 1995, éstos comenzaron a descender por diversos motivos en los principales países productores, exportadores e importadores de azúcar (problemas meteorológicos, políticas internas, crisis financiera internacional, etc.). Es así como, en el período enero de 1998 a noviembre de 2001, los precios internacionales del azúcar experimentaron variaciones significativas. Después de cotizaciones comparativamente altas en los meses anteriores, a partir de comienzos de 1998 ya se notaba una caída en sus valores, la que se acentuó en el primer trimestre de 2000. En marzo de ese año, los precios internacionales del azúcar cruda disminuyeron en promedio cerca de US$ 141/ton, para alcanzar a su valor medio más bajo: US$ 121/ton, aproximadamente. Además, se observaron diferencias comparativamente mínimas entre los precios de azúcar cruda y refinada, disminuyendo esta última US$ 129/ton, para ubicarse en sólo US$ 168,81/ton en enero de 2000.Estos precios coincidían con una situación de mercado caracterizada por grandes cantidades de azúcar liberadas al mercado excedentario, producciones récord, una recesión internacional, un consumo con variaciones importantes (que quebró en 1998/99 una tendencia creciente) y aumentos significativos en el stock final, especialmente en los años 1999 y 2000.En noviembre recién pasado, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos estimó el balance mundial del azúcar cruda para la temporada 2001/02. La producción alcanzaría a cerca de 127 millones de toneladas, casi tres millones menos e inferior en 2,2% respecto de la temporada 2000/01. La producción cae por segundo año consecutivo, después de seis años de producciones crecientes y el récord de 1999/2000.En orden decreciente, los principales países productores de azúcar son: India, la Unión Europea (como región), Brasil, China, Estados Unidos, Tailandia, México y Australia, con una producción conjunta que representa cerca del 65% de la mundial. Mientras las producciones en la India y la Unión Europea caerían significativamente, y en EE.UU., Tailandia, México y Australia se mantendrían relativamente iguales a las de la temporada 2000/01, las de Brasil y de la China aumentarían en conjunto cerca de 2,1 millones de toneladas. Respecto de los principales exportadores, los más importantes son: Brasil, la Unión Europea, Tailandia, Australia, Cuba y Sud Africa, países cuyas exportaciones significarían el 71% del comercio mundial. Con la sola excepción del aumento de las exportaciones de Brasil, se estima que las exportaciones mundiales caerían en un 5,4%. El stock final disminuiría en casi cinco millones de toneladas y su relación con el consumo alcanzaría a un 23%, nivel semejante al del año 1996 y 4,1 puntos porcentuales inferior al de la temporada 2000/01. No obstante que las cifras comentadas indicarían que los precios internacionales tenderían a subir, se observa que desde comienzos de 2001 las cotizaciones internacionales promedio no han logrado superar los US$ 235/ton y US$ 277/ton, para cruda y refinada, respectivamente, e inclusive los precios de futuros a los meses de mayo de 2002 o marzo de 2003, en este caso para la refinada, no logran superar la barrera de US$ 220/ton.Esta situación podría explicarse debido, entre otros factores, a que se observa en general a nivel mundial que los países importadores, independientemente de su participación en el mercado, disminuirían sus compras, ya sea por mayores producciones o por reducciones de stock acumulados en años anteriores. Es el caso especial de la India, que para las temporadas 2000/01 y 2001/02 se estima que no importaría azúcar (de un promedio de 838.000 toneladas en las tres temporadas anteriores) y tendría un potencial exportable de 1,2 y 1 millones de toneladas, respectivamente. Por otra parte, al aumento considerable de la producción en Brasil se añadiría el incremento estimado de sus exportaciones en cerca de 1,9 millones de toneladas, para alcanzar 9,5 millones. En el mercado interno, la demanda de azúcar del país, cercana a las 640 mil toneladas, se abastece con la producción nacional de azúcar de remolacha (70%) o bien con importaciones de azúcar cruda o refinada de caña o remolacha de diferentes orígenes. El azúcar refinada, que significa cerca del 99% de las importaciones de azúcar, está afecta al sistema de banda de precios y, por lo tanto, a derechos específicos, cuando los precios internacionales son inferiores al valor FOB del piso de la banda de precios. Esto significó que los derechos específicos que se aplicaron a las importaciones subieron de US$ 130/ton promedio en 1998, a US$ 171/ton en 1999, para luego alcanzar a US$ 136/ton en 2000 y US$ 92/ton en 2001. Los precios internacionales subieron levemente hacia fines de 2000 y comienzos de 2001, lo que significó que, en términos de operatoria de la banda de precios, se aplicaron menos derechos específicos. El arancel promedio de las importaciones de azúcar en los meses de enero a septiembre de 2001 varió desde 39,6% en enero a 46,5% en abril y a 35,5% en septiembre. Esto fue posible por la existencia de una salvaguardia que cubría el excedente sobre el arancel consolidado. En ausencia de la salvaguardia para las importaciones de azúcar y debido al comportamiento variable de sus precios internacionales, la reciente ratificación ante la OMC del nuevo arancel consolidado de 98% hará posible que la política agrícola de banda de precios continúe operando, con niveles arancelarios que posiblemente no alcanzarán el indicado, más aun cuando durante 2002 el arancel ad valórem es de 7%.Rebeca Iglesias Casanueva

Related items

Mercado del azúcar y precios de referencia para la aplicación de banda de precios. Informe final. Consultoría ODEPA
Autor(es):
Pontificia Universidad Católica de Chile. Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal. Departamento de Economía Agraria
Fecha de Publicación:
Enero 2003
Mercado del azúcar
Autor(es):
Banco Central de Chile
Fecha de Publicación:
Enero 1982
Cambios en el mercado del azúcar
Fecha de Publicación:
Mayo - Junio 1992